PSICOMAGNÉTICOS | Asdrúbal Colmenárez


"El arte debe concebirse como la vida misma, tiene que ser un riesgo permanente, si repites algo conocido o transitas por el arte por un camino conocido, te alienas. Para mí lo más importante es crear la creación."

Asdrúbal Colmenárez, 2012


El artista hace sonar las bandas magnéticas como las teclas de un piano, al ritmo individual de los sentidos del espectador, quien funda una melodía efímera, una reinterpretación de la música existente, una canción aprehendida de lo cotidiano.

La interactividad es libre y la voluntad de jugar florece frente a la obra de Asdrúbal Colmenárez, los táctiles psicomagnéticos, son una serie de acontecimientos sensoriales e intelectuales que conforman un concepto vigente e innovador que ha perdurado en el tiempo, desde 1969, cómo es la continua vivencia de la auto-realización. "El juego es una forma de actividad llena de sentido, no sólo es una función social. El juego es libre, es libertad". (1)

Los táctiles psicomagnéticos se perfilan gracias a la preocupación del artista por sensibilizar al hombre, a fin de avivar su curiosidad de una manera lúdica: lo invita a reconstruir lo creado a partir del desplazamiento de piezas magnéticas para dar como resultado una obra nueva, una mirada del otro.

El hombre actual cada día se comunica menos en términos vivenciales, debido al aislamiento que genera la revolución postindustrial a través de las prótesis cibernéticas. El problema que se plantea el artista es revertir este proceso;provocar una reflexión y estimular el placer a través de los sentidos, causando una ruptura del automatismo mental del ser contemporáneo.

El artista se siente como un niño inquieto ante la realidad de las cosas; concede a sus piezas un concepto intangible, no evidente, que resplandece como una extensión infinita de sensaciones.


1 HUIZINGA, Johan. Homo ludens. Ed. Alianza, 1990, Madrid.


Mariela Lairet
Directora y Curadora
Estudio Arte 8